,

La Capilla Santa Marta donde el Papa Francisco celebra la Misa diaria

La Capilla Santa Marta donde el Papa Francisco celebra la Misa diaria

Desde que el Papa Francisco fue elegido como Sumo Pontífice en el año 2013 decidió vivir en la Casa Santa Marta (Vaticano) y celebrar la Misa diaria en la capilla del Espíritu Santo que se encuentra al interior.

Antes de que el Santo Padre decidiera residir en ese lugar solo los visitantes de la Casa Santa Marta utilizaban la capilla. Desde entonces cardenales, obispos y religiosos, junto con el personal de mantenimiento del Vaticano y otros invitados asisten a la Misa diaria con el Papa.

Como informó Catholic Herald, esta es la única capilla en el Vaticano diseñada por un norteamericano: el arquitecto Louis Astorino. Uno de sus trabajos más importantes es la aclamada PNC Park, estadio que pertenece al equipo de béisbol los Piratas de Pittsburgh.

En 1993 Astorino fue al Vaticano para consultar sobre el diseño de la Casa de Santa Marta, que sería construida en un viejo hospital. Fue entonces que John Connelly, un hombre de negocios que estaba financiando la construcción del lugar, lo hizo partícipe del proyecto.

La idea para la construcción provino de San Juan Pablo II debido a la necesidad de tener un lugar para acoger a los obispos que iban a participar en los sínodos y que llegaban para las visitas anuales.

Durante los cónclaves anteriores, los cardenales tuvieron que dormir en catres colocados en las salas del Museo del Vaticano, compartiendo baños y con poca privacidad.

“Al enterarse de eso John Conelly anunció que financiaría el hotel”, dijo Astorino, que ahora está retirado.

La única condición de Connelly fue la de poder quedarse en el lugar cuando fuera de visita, y además dijo conocer “al mejor arquitecto en el mundo. Y yo quiero que haga la arquitectura”.

Cuando Astorino y Connelly fueron a Roma para su primera reunión, descubrieron que el Vaticano ya tenía un diseño para la Casa de Santa Marta. En 1993 Astorino propuso algunos cambios del diseño original, sin embargo fueron rechazados por el ingeniero a cargo.

“Estaba deprimido porque sentí que había decepcionado a Dios. Tenía una oportunidad aquí para hacer una diferencia en el Vaticano, para ayudar y lo eche a perder”, dijo Astorino en una entrevista con el Catholic News Service.

Un día después el Cardenal venezolano Rosalio Castillo Lara, entonces presidente de la Administración del Patrimonio de la Santa Sede, propuso un nuevo proyecto para él: el diseño de la capilla de Santa Marta.

En diciembre de 1993 Astorino y su equipo recibieron la designación oficial. “Fue a partir de ese momento que sentí haberme convertido en un lápiz en las manos de Dios. Yo sólo rezaba, escuchaba, y trataba de diseñar esta capilla para que Dios esté orgulloso y pueda ser  usada por todo el mundo”, refirió Astorino.

La capilla está constituida por cuatro mil piezas de mármol de diferentes colores y tamaños que forman una malla triangular en el suelo que contiene referencias simbólicas a la Trinidad, Jesús y los 12 apóstoles.

El techo refleja el suelo con una malla triangular en relieve que oculta una iluminación suave.

Otro elemento es la pared de vidrio a lo largo del lado derecho que muestra la antigua Muralla Leonina y las estaciones de la cruz. Una serie de mosaicos que representan los siete dones del Espíritu Santo están en la pared opuesta. También el techo de cobre muestra la influencia triangular.

Como toque final, las palabras escritas en latín “Oh Ven Espíritu Santo a renovar el corazón de tus fieles” están en un arco sobre el altar.

La construcción comenzó en 1995 y terminó un año después. San Juan Pablo II fue la primera persona que oró en la capilla.

Poco después de su finalización, el Cardenal Donald Wuerl, actual Arzobispo de Washington y entonces Obispo de Pittsburgh, celebró la Misa allí con algunos sacerdotes de Pittsburgh y un grupo que incluía a Astorino y su esposa.