17,60 

Encuadernación: Rústica
Año de edición: 2004
Páginas: 232

SKU: ISBN: 9788470574993 Categoría: Etiquetas: , , ,

Descripción del producto

El Concilio Vaticano II considera a la santa misa fuente y cima de toda la vida cristiana. La liturgia de la Iglesia, en la que cielo y tierra se encuentran, es para los creyentes profesión viva de fe y encuentro con Dios. En cada santa misa el cristiano se introduce en el centro de la fe. En la siguiente obra el obispo Gerhard Ludwig Müller presenta la misa como un acontecimiento dramático que tiene lugar entre Dios y el hombre y que nos afecta en lo más íntimo.
Su recorrido a través de la liturgia proporciona abundancia de tesoros de la fe que el autor muestra a los lectores mediante el comentario de las partes fundamentales de la celebración litúrgica. Con ello, monseñor Müller muestra también que la fe y la doctrina de la Iglesia derivan de la Sagrada Escritura, a luz de una tradición de más de 2.000 años.
De esta forma, la misa puede ser considerada también como doctrina de la fe católica orientada litúrgicamente, doctrina que es desarrollada a partir de la fuente de la vida cristiana.

 

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.

detalle de producto

  • ISBN : 9788470574993
  • Páginas : 232
  • Encuadernación : Rústica
  • Año de publicación : 2004
  • Edición :

sobre el autor

Müller, Gerard Ludwig

Müller, Gerard Ludwig

El obispo Gerard Ludwig Müller nació el 31 de diciembre de 1947 en Mainz-Finthen. Tras licenciarse en Filosofía y Teología se doctora en 1977 bajo la dirección del profesor Karl Lehmann. En 1978 fue ordenado sacerdote en Mainz por el Cardenal Hermann Volk. Cuando, tras su trabajo de habilitación fue llamado a ocupar la cátedra de Dogmática de la facultad de Teología Católica, se convirtió en uno de los profesores más jóvenes de la Universidad Ludwig-Maximiliam de Munich. Desde 1990 es miembro de la Comisión Episcopal Alemana, y desde 1998 pertenece a la Comisión Teológica Internacional del Vaticano. El 24 de noviembre de 2002 fue consagrado obispo de Ratisbona.